Noticias

PERSONALIZAR EL ÚLTIMO ADIÓS

24/07/2015

A lo largo de los tiempos, el ser humano ha buscado que su figura trascendiese más allá de su muerte. Grandes mausoleos, monumentales pirámides o sorprendentes cementerios son ejemplos arquitectónicos de la voluntad que tiene el hombre por evitar su desaparición eterna. Por el contrario, es sorprendente comprobar como huye de las responsabilidades cuando tiene que pensar en su propio funeral, relegando el rito a la costumbre y a la decisión de los descendientes.

Sin embargo, la situación parece estar cambiando en un mundo presidido por la libertad individual, en el que la personalización de la despedida se erige en una práctica cada vez más común.
Una merecida decisión donde las personas tienen la potestad de elegir su adiós a ese regalo llamado vida.

Con Electium, una nueva prestación de Serveis Funeraris de Barcelona-Grupo Mémora, se puede dejar organizado en vida el propio funeral, con la posibilidad de personalizar hasta el último detalle lo que se desea. Así, sin más, se evita que las personas que uno quiere deban tomar decisiones en unos momentos tan difíciles. 

Se trata, por tanto, de un servicio destinado a personas mayores de 70 años que no disponen de un seguro de decesos y que desean que se cumpla su última voluntad cuando llegue el último momento. Y ello, con la garantía de que todo sucederá como lo habían previsto. “El servicio Electium –apuntan fuentes de Grupo Mémora– procura darle importancia a la propia despedida, al último adiós, y ser recordado como realmente merecemos; despedirnos con la tranquilidad y el sosiego de dejarlo todo solucionado, que familiares o gentes cercanas se despreocupen de esos detalles funerarios a veces difíciles de imaginar”.

Desde Grupo Mémora, aportan el testimonio de una persona que optó en su día por el servicio Electium. “Soy Viriato García Martínez, tengo 83 años y un buen día decidí acercarme a Electium, de Grupo Mémora, después de comprobar, tras la muerte de mi esposa, los problemas con los que tuvimos que lidiar para organizar el funeral en unos momentos tan complicados”.

Viriato razona su elección: “Hasta que no llega la muerte de un ser querido, desconocemos los inconvenientes burocráticos que se generan alrededor de una defunción. Por este motivo, no debemos eludir este tipo de dificultades: tenemos la obligación de afrontarlas ya que pueden presentarse en cualquier momento. Lo único cierto es que hoy estamos aquí, pero mañana ya no lo sabemos”. Y prosigue con sus reflexiones, pero esta vez con la serenidad de una persona práctica y sabia que conoce bien los avatares de la vida: “La verdad es que hay una cuestión de fondo: que he querido ahorrarles quebraderos de cabeza a mis herederos para que no tengan que organizar la ceremonia mientras estén viviendo el duelo de mi pérdida”.

“Por ello me acerqué a Electium –relata Viriato–, donde ofrecen un servicio impecable con el valor añadido de contar con grandes profesionales que te asesoran a la perfección; por si esto fuera poco, sus servicios se amoldan a mis pretensiones e ideas”.

“Después de haber escogido Electium, he informado a mi hijo de todos los detalles de mi funeral para que, una vez llegue, solo tenga que presidir la ceremonia. No deberá preocuparse de nada más. Sinceramente, he tenido la oportunidad de decidir por mí mismo el tipo de ceremonia: el ataúd, las flores, así como todo aquello que deseo para mi despedida. Por ejemplo, quiero destacar que, gracias a Electium, en mi funeral, una fotografía del mar presidirá el recordatorio que se haga a mi persona. Esto me causa una gran emoción ya que soy un gran enamorado del mundo marítimo y me genera un enorme placer que se me relacione en esos momentos con una de mis pasiones.
También he dejado constancia de que me gustaría que se les ofreciese la oportunidad a mis amigos de dedicarme unas palabras el día del sepelio recordando quién he sido. Haber podido tomar estas decisiones me tranquiliza, pues siento que he cumplido con mi responsabilidad”, concluye el testimonio. Palabras sabias de hombre curtido que asume la vida hasta el último adiós.