Noticias

El valor del recuerdo

22/06/2016

La muerte implica la marcha de un ser querido, y el olvido nunca es una opción. Mientras las personas son recordadas, no terminan de morir. Grupo Mémora trata de darle valor añadido al recuerdo con distintas opciones con las que honrar la memoria del difunto. Desde una joya con huella digital, pasando por un diamante realizado con cabello del difunto, hasta una crónica con fotografías de la vida del fallecido. Son opciones que permiten a la familia estar más cerca de los suyos.

Juan Carlos y Victoria

Joya con huella digital

"Nuestra hija Paula falleció cuando tenía sólo seis meses. Después de la desgracia, un familiar cercano tuvo el detalle de regalarnos una joya con la huella digital de la pequeña. Decidimos escoger una estrella de oro y en estos duros momentos ha supuesto una gran compañía para nosotros a la hora de afrontar un duelo tan complicado. Esta joya nos ayuda a recordar y tener cerca a nuestra hija. Afortunadamente, el recuerdo mantiene viva la experiencia que se tuvo con la persona ausente. Recomendamos una joya de estas características porque siempre es bueno guardar algo especial del ser querido que se nos ha ido. Cualquier elemento material que fuese de la persona puede convertirse en un bien muy preciado. Sin embargo, pensamos que no se debe volcar la carencia en un sólo objeto". 

Este es el testimonio de Juan Carlos y Victoria, unos padres de Sevilla, que escogieron la joya con huella digital para mantener vivo el recuerdo de su pequeña Paula. Este tipo de joyas pueden ser de plata o de oro, y existe la posibilidad de incorporar un diamante. También se puede hacer un grabado personalizado, como en el caso de Juan Carlos y Victoria que decidieron marcar el nombre de su hija. Además, se puede escoger entre distintas formas, como el corazón, el trébol, la cruz, el rectángulo o la estrella de la que hablan los padres de Paula en su testimonio. La huella digital se hace con la imprenta del dedo pulgar del difunto. Se trata de una manera con la que dar valor al recuerdo de los seres queridos que se han marchado llevándolos muy cerca.

Pere y Ana

Diamante a partir del cabello

"Durante los preparativos de la ceremonia de despedida de nuestro hijo Eric, se nos ofreció la posibilidad de generar una joya a partir de un mechón de su cabello. Pensamos que sería una buena idea tener algo que nos recordase a él. Decidimos encargar dos diamantes: uno se ha convertido en un anillo para la madre, y el otro es ahora un colgante para la hermana. Hoy, el diamante es un signo y un homenaje a su recuerdo que nos ayuda en el duelo y nos acerca a su persona.Es la joya más importante que tenemos. El recuerdo honra su existencia y cuantos más recuerdos tengamos más intensa habrá sido su vida. Lo recomendamos porque nos da felicidad sentir que llevamos encima a Eric, que nos acompaña siempre y que su luz sigue brillando, como el diamante. Todo lo que tiene relación con él nos sirve para recordarlo y acercarnos: es un motivo de alegría. Hay personas para la cuales los recuerdos resultan demasiado dolorosos. En nuestro caso es al contrario: lo que nos resulta absolutamente doloroso es su ausencia. Uno no muere mientras las personas que le quieren lo tengan en su cabeza y en su corazón. No queremos recordar a Eric con tristeza, como una tragedia que ha destrozado nuestra vida. Queremos recordarlo con alegría, como lo que es en realidad: un fantástico regalo de la vida, una sonrisa inmensa y una persona feliz y maravillosa con la que hemos tenido la suerte de vivir 18 años", afirman Pere y Ana, los padres de Eric, un joven fallecido en un accidente de tráfico en Barcelona.

Crónica y fotografías

Reyes y José

"En el momento de contratar el servicio funerario nos comentaron que había la posibilidad de redactar una biografía con fotografías de nuestra madre, Gertrudis. Nos pareció un recuerdo bonito y mencionamos tanto las vivencias más significativas de su vida como los momentos más especiales que compartió con todos nosotros. Pensamos que sería un elemento más para recordarla: del mismo modo que miramos fotos antiguas y que recordamos sus actos y sus gustos, también solemos mirar con cariño su biografía. Al quedar sus vivencias plasmadas podemos rememorarlas en cualquier momento. Además, nos dieron diversas copias para que toda la familia pueda disponer de un resumen de la vida de Gertrudis. Aunque el duelo tras su pérdida va por un lado, la biografía nos sirve para mantener vivo su recuerdo. Las vivencias compartidas siempre son una bonita oportunidad para recordar a tus seres queridos, y por lo tanto, la biografía nos ayuda. Mientras recordemos a nuestra madre, pensamos que ella siempre estará presente. Sin duda, es un recuerdo bonito, y aunque pensamos que cada familia es distinta y que cada persona vive la muerte de una forma diferente, nos parece un buen elemento para tener algo relacionado con la persona que se ha ido". 

Reyes y José son los hijos de Gertrudis, que falleció un día después de su 89 aniversario. Mémora permite a los familiares realizar una biografía con fotografías sobre la vida de la persona. Porque detrás de toda vida, siempre hay una historia.