Actualidad

3 de cada 4 familias no afronta el pago del servicio funerario en el momento de la defunción en Barcelona

28/10/2016

Serveis Funeraris de Barcelona-Mémora destinará 13 millones de euros a la construcción del nuevo tanatorio de Sancho de Ávila, en Barcelona. El proyecto prevé la edificación de un nuevo edificio ubicado en la misma manzana que el actual tanatorio y que permitirá que el servicio funerario no quede interrumpido. Las obras se iniciaron en mayo de este año y está previsto que el equipamiento entre en funcionamiento a finales de 2017. También dentro del capítulo de modernización de las instalaciones, Juan Jesús Domingo, consejero delegado de Mémora, ha explicado que la compañía ha invertido este año 1,63 millones en la reforma de los otros tres tanatorios que gestiona en el municipio de Barcelona, los de Les Corts, Collserola y Sant Gervasi. 

Gasto de las familias
El gasto de las familias respecto al servicio funerario ha disminuido en los últimos años fruto de la crisis y del propio aumento del tipo de IVA, en el que intervienen de media nueve profesionales de la compañía prestando todo tipo de servicios 24 horas al día los 365 días del año. 3 de cada 4 familias no ha de hacer frente al pago del servicio en el momento de la defunción. El resto de familias lo cubre a través de sistemas de previsión y una pequeña parte son subvencionados por la propia compañía cuando pueden demostrar carencia de recursos para hacer frente al pago.

Incineraciones y ceremonias laicas
En el apartado de cremaciones, Domingo ha señalado que se van incrementando año a año, según los datos que maneja la compañía. En Barcelona las incineraciones representaban el 47% de los servicios funerarios realizados a finales de 2015, mientras que este año se cerrará con un crecimiento de tres puntos, alcanzando el 50%. A nivel nacional, los porcentajes son algo menores. Muestran igualmente un avance anual de tres puntos, pasando del 34% de 2015 al 37% con el que se cerrará este año 2016. Por otro lado, las ceremonias laicas, que suponían el 4% de todos los servicios funerarios en Barcelona en 2005, han avanzado hasta el actual 17,5%.