Área Profesional

Mis razones para morir / Mis razones para vivir

03/03/2017

Uno ya ha encargado el fármaco para suicidarse. El otro confía en el ensayo clínico al que se va a someter. Los dos paceden ELA. José Antonio, 58 años: "Quiero morir porque me estoy convirtiendo en un vegetal... Yo elijo cómo vivir y cómo morir" Javier, 44 años: "Quiero vivir porque todas las mañanas me levanto convencido de que será el día en que hallen la cura".

El primero en llegar es José Antonio Arrabal López. Lo hace puntual, 20 minutos antes de la hora a la que le habíamos citado. Baja la rampa del estudio con rostro serio en silla de ruedas empujado por su mujer María José. Pide un café solo con una pajita.

- Hola José Antonio, ¿cómo estás?
- En verdad no debería estar en esta entrevista. Me tendría que haber largado hace tiempo.
Tiene 58 años, es electricista, casado y con dos hijos, padece ELA y lucha por morir. Dos horas y media después del primer choque de manos, su frase de despedida es aún más demoledora. "No creo que nos volvamos a ver. Calculo que en un mes ya me habré ido. Antes de que me falle la mano derecha tomaré el fármaco que me lleve a una muerte digna".

Diez minutos después de la hora a la que le habíamos citado, con energía, una sonrisa y algo nervioso, baja la rampa caminando Javier Rojas Alonso. De su brazo derecho sin movilidad se sujeta a su mujer Esther.

- Hola Javier, ¿cómo estás?
- Bien, luchando para vivir, como siempre...
Tiene 44 años, es operario de grúa, casado y con dos hijos, padece de ELA y no quiere morir. Mientras las cámaras y la pluma se ponen a punto, las dos parejas empiezan a hablar de las cosas que tienen en común. La Esclerosis Lateral Amiotrófica, las sesiones de fisioterapia cada semana, los médicos y enfermeras del Hospital Carlos III que comparten... 

Leer el reportaje completo en El Mundo "Mis razones para morir / Mis razones para vivir", por Lucas de la Cal.