Área Profesional

Planificar bien para poder morir mejor

La planificación de las atenciones en el proceso de final de vida requiere del trabajo coordinador de un equipo multidisciplinar, en el que cada profesional aporte sus conocimientos y habilidades para acompañar al paciente. El proceso de final de vida en muchas ocasiones requiere de la toma de decisiones en momentos en los que el principal afectado tiene dificultades para manifestarlas.

Es por ello que resulta fundamental planificar con antelación este proceso, para poder garantizar al máximo posible que se respeten las preferencias del paciente. En este proceso, los profesionales que trabajan en el ámbito social y de la salud tienen un papel muy importante, ya que son quienes mejor pueden acompañar y orientar a las personas para ayudarlas a expresar sus preferencias y velar para que éstas se respeten llegado el momento. El proceso de planificación del final de la vida va más allá de la redacción del documento de voluntades anticipadas -que es una herramienta esencial, pero no única- por lo que requiere de la participación activa de un equipo multidisciplinar, que trabaje en estrecha coordinación.

Cuatro profesionales de diferentes ámbitos de la atención sociosanitaria explican a DIARIO MÉDICO el papel que desempeña cada profesión en este proceso, que comparten, sin duda, algo tan básico como es una relación de confianza con el paciente.

Leer el artículo completo en el documento adjunto. 

Ficheros adjuntos: