Área Profesional

Percepciones de estudiantes y médicos sobre la muerte digna

La muerte es la cesación definitiva de la vida en el cuerpo. Los avances técnico-científicos de la medicina lograron posponerla. El objetivo del presente estudio fue conocer la percepción de estudiantes y profesionales de la medicina con respecto a la muerte digna. Se registraron las diferencias entre los grupos y sus correlatos con variables demográficas. Participaron 398 personas divididas equitativamente entre estudiantes y médicos de la ciudad de Porto Velho (RO). Del total, 57,8% eran de género masculino, con a edad promedio de 34,5 años. Estos respondieron la EPMD (Escala de Percepción de Muerte Digna) y preguntas demográficas. Los resultados indicaron que los médicos prefieren morir en el hospital (74%) y los estudiantes en sus casas (74%); éstos presentaron una media mayor en la EPMD (M = 5,6; DP = 0,6). A pesar de las limitaciones, este estudio propone pensar prácticas futuras inherentes a la concepción de muerte digna de parte de los profesionales de la salud, colaborando en la relación médico-paciente.

Resultados y consideraciones finales
El objetivo del estudio fue conocer los correlatos demográficos de la percepción de la muerte digna, considerando profesionales y estudiantes de medicina. Ante los resultados, confiamos en que ese objetivo haya sido alcanzado. No obstante, como en toda iniciativa científica, el estudio no está exento de limitaciones. Sin embargo, esos factores no comprometen los hallazgos de la investigación, y sus resultados tienen al menos un valor heurístico, posibilitando conocer la forma en que personas comprometidas con la promoción de la salud “reaccionan” ante la muerte, y principalmente cómo conciben la muerte digna.

A partir de los resultados, se comprobó que la mayoría de los médicos, cerca del 75%, prefiere morir en el hospital, prácticamente la misma proporción de estudiantes que optan por fallecer en casa. El contacto con la muerte durante el ejercicio profesional tal vez justifique esa diferencia, dado que la muerte puede haberse naturalizado, es decir, haber pasado a ser algo cotidiano tratado técnicamente, lo que caracteriza el “curtimiento” emocional de los profesionales.

Cabe investigar en qué medida la elección del lugar donde se desea morir puede ser explicado por tendencias individualistas y colectivistas, sobre todo considerando sus dimensiones horizontal y vertical. Quizá “no ser una carga para los demás” sea un pensamiento típico de individualistas verticales, enfocados al éxito, al triunfo en la vida, a diferencia de la elección del lugar junto a la familia, que representa una elección más típica para colectivistas horizontales, que priorizan las relaciones familiares.

Autores: Inês Motta de Morais, Rui Nunes, Thiago Cavalcanti, Ana Karla Silva Soares, Valdiney V. Gouveia
Rev. Bioét. vol.24 no.1 Brasília Jan./Apr. 2016
http://dx.doi.org/10.1590/1983-80422016241112       
Revista Bioética On-line version ISSN 1983-8034
Universidade Federal da Paraíba, João Pessoa/PB, Brasil.

Ficheros adjuntos: